Wenceslao Cruz Blanco

Wenceslao Cruz Blanco

«La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.»

José Martí­

Teléfono de contacto: +34 91 771 0220


Web www.wenceslaocruz.blogspot.com

Enlaces

Unión Liberal Cubana

Libertad Digital

Info Medio

El Semanal Digital

Misceláneas de Cuba

domingo, noviembre 04, 2007

Fray José López Piteira: Un beato incómodo

Los cubanos estuvieron presentes en la beatificación de fray José López Piteira pese a las palabras lamentables del Cardenal Jaime OrtegaEl domingo 28 de Octubre fue beatificado en Roma* el primer cubano. Fue fusilado por profesar la fe católica en la España donde socialistas, comunistas y anarquistas quemaban Iglesias y asesinaban a sacerdotes y monjas. Fray José López Piteira, natural de Jatibonico, Cuba, siempre se sintió orgulloso de su cubanía pese a haber salido a temprana edad de la Isla. Precisamente los familiares intentaron que fuera esa condición de cubano la que evitara su muerte. Fue asesinado en Paracuellos del Jarama junto a 50 Agustinos. Tenía al morir tan sólo 24 años.

Al evento en Roma asistieron familiares de López Piteira, la mayoría de igual origen que el beato. Los cubanos, entre amigos y familia alcanzaron la veintena. Pese a eso, desde Cuba, el cardenal Jaime Ortega, durante la premiación del concurso literario-periodístico de la revista mensual Palabra Nueva, que edita la Arquidiócesis de La Habana, y que él dirige, dudaba de la cubanía de José López Piteira. Para el prelado, la beatificación del primer cubano aún no se ha llevado a cabo, faltan menos de tres años para que un “cubano cubano” suba a los altares. Exactamente Ortega expresó: «ahora nosotros esperamos la beatificación del primer cubano, cubano, que es el padre Olayo Valdés, un hermano de San Juan de Dios, y quien será el primer verdadero beato cubano para nosotros» el Cardenal explicó que el fraile Piteira «era hijo de españoles que emigraron a Cuba y después retornaron a España».

Si siguiéramos las pautas de otorgamiento de la ciudadanía cubana de don Jaime podríamos llegar a la conclusión de que el exilio cubano ha sufrido un gran recorte en su número. Lo sentimos por la ya no cubana Gloria Stefan o por el ya no cubano actor Andy García, o por John Secada. El Cardenal cubano les ha invalidado su condición de cubanos al igual que a miles de niños que se han visto obligados a huir de la peor dictadura que ha sufrido América. Y como se supone que 4 ó 5 años es muy poco para afianzarse uno como cubano, tampoco podrán ser cubanos seis de los once niños masacrados en el Remolcador 13 de Marzo, pues sus edades oscilaban entre 5 meses y 5 años. Así que el Cardenal cubano ha logrado – sin proponérselo- reducir los crímenes de la dictadura contra el pueblo cubano, con su peculiar “decreto ley” sobre ciudadanía cubana.

Jesús tampoco es de Belén pese a haber nacido en esa ciudad. Con el nuevo concepto de nacionalidad del alto prelado es posible que en Cuba vuelvan a desaparecer los Belenes, los mismos que hasta la visita del Papa Juan Pablo II estuvieron prohibidos por el castrismo. Esta vez se llamarán jerusalenes, nazarenes o quien sabe que otro nombre, dado que tampoco Jesucristo sería de Belén puesto que sólo nació allí y estuvo por muy poco tiempo, según la Biblia.

Las palabras del Cardenal ha encontrado muy buen eco en agencias de prensa como la española EFE que ha llegado a titular: “Para algunos José López Piteira es el primer beato de Cuba” por lo que podría interpretarse como que para muchos - o la mayoría - no es cubano. Hasta la universalidad de la Iglesia ha sido puesta en entredicho por don Jaime al recalcar que la propuesta para su beatificación partió de la Iglesia Católica española y no de la cubana.

¿Pero qué es lo que realmente molesta a nuestro Cardenal o qué lo ha obligado a hacer una “matización” de evidente mediocridad?

Que haya uno, dos y más beatos cubanos debería ser bueno para cualquier cristiano y católico, pero para Ortega es diferente. El primer beato cubano fue víctima de la ideología comunista, la misma ideología que sufren sus conciudadanos por medio siglo. Al Cardenal no es que le preocupe que sea el primero u ocupe otro lugar, sino la condición de víctima del mismo mal que aún permanece en Cuba. Lo correcto es que el Cardenal hubiese ido a la ceremonia, pero entendemos que eso le hubiera ocasionado un problema en las relaciones, casi siempre tirantes, que mantienen la iglesia católica con la tiranía. Y la mejor manera que ha encontrado monseñor Jaime Ortega no fue mantener un silencio - que a veces puede parecer cómplice- como en otras ocasiones, sino que ha creído necesario despojar de su cubanía a un mártir de la fe. Por desgracia o por ventura, quiéralo o no el Cardenal cubano, fray José López Piteira ya se ha convertido en nuestro primer beato cubano.

*Galería de fotos gentileza de la Unión Liberal Cubana (ULC) y Miscelaneas de Cuba

© Escrito para Diario de América

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Muy bueno, lo vamos a publicar en Cuba católica

6:38 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

EN MI OPINION, ME PARECE QUE EL CARDENAL JAIME ORTEGA ES UN JUDAS. UNA PERSONAJE VERDADERAMENTE INDIGNO. YO SOY CUBANA Y ME FUI DE CUBA A LOS 6 PARA LOS ESTADOS UNIDOS. Y ME DA "ASCO" EL COMENTARIO DE ORTEGA. COMO VA A DECIR QUE EL PADRE JOSE LOPEZ PITEIRA NO ES CUBANO?? POR FAVOR, TODOS LOS NACIDOS EN CUBA SOMOS Y SEREMOS CUBANOS SIEMPRE. LO QUE PASA ESQUE COMO A JOSE LOPEZ PITEIRA LO ASESINARON LOS ROJOS COMUNISTAS. PUES AL CARDENAL LE DA MIEDO RECONOCER QUE CUBA VIVE BAJO ESA MISMA OPRECION.

SI NUESTRO DIOS BAJARA DEL CIELO ,Y ESCUCHARA LO QUE A DICHO ESTE "CARDENAL" SEGURO QUE LE ESCUPIRIA EN LA CARA POR TRAIDOR.

11:20 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home