Wenceslao Cruz Blanco

Wenceslao Cruz Blanco

«La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.»

José Martí­

Teléfono de contacto: +34 91 771 0220


Web www.wenceslaocruz.blogspot.com

Enlaces

Unión Liberal Cubana

Libertad Digital

Info Medio

El Semanal Digital

Misceláneas de Cuba

domingo, septiembre 03, 2006

Los “Raulistas” y el exilio visceral

Raúl Castro Ruz heredero de su hermano mayor Fidel CastroTras haber heredado Raúl Castro el poder en Cuba han aparecido dentro del exilio, que se autodefine como “moderado”, los que ya se conocen como “Raulistas”. En España los “Raulistas” cuentan con el apoyo directo del actual gobierno y medios de comunicación afines a esa tendencia. Ven al hermano menor del dictador cubano como a un probable reformista económico y alimentan esa expectativa que priorizaría el convertir a Cuba en una nueva China, favorable a los intereses españoles, antes que el auténtico restablecimiento de la democracia. Lo llamativo es que los “Raulistas” han sido en el pasado, de alguna u otra forma corresponsables, por algún período de tiempo, de una tiranía que se acerca al medio siglo de existencia.

Los “Raulistas” abogan por la “no confrontación” en Cuba, un término bastante ambiguo. Quizás se refieran a que desaprueban el uso de la fuerza en alguna de sus formas, olvidándose de que muchos de ellos -o sus padres- en el pasado, con una dictadura menos cruenta que la que soporta Cuba por 47 años, aprobaban o acudieron al sabotaje, al secuestro, y a los atentados para sacar del poder al dictador Batista ¿Qué ha cambiado?

Para los “Raulistas” resulta beneficioso hacer creer que existen dos exilios diferentes, uno asentado en Norteamérica y el otro en Europa, al de Miami lo califican de “visceral” arrogándose ellos el calificativo de “moderados”, lo que genera unas simpatías evidentes en una sociedad que aún padece en su sistema educativo del síndrome de 1898, año que perdieron la colonia tras la guerra hispano-cubano-norteamericana.

Es probable, que debido al pasado de contubernio con la tiranía y su exilio en un país distinto a Estados Unidos, lo que escriben y denuncian la mayoría de los líderes de este grupo, con relación al régimen cubano, sea una interesante estrategia al incapacitar al gobierno castrista de señalarlos como empleados de la CIA, de Batistianos y de otras gastadas acusaciones. Pero no por ello me atrevería a ponerlos en el papel de libertadores ni de destacados dirigentes del exilio, cuando su valía es más testimonial que de compromiso real con la libertad. Y más aún cuando reciben fondos de un gobierno que cabildea en la Unión Europea por eliminar las sanciones a la dictadura.

Martí hablaba de la labor de los libertadores de la siguiente manera: «El oficio de los libertadores no es devorarse entre sí, y codearse unos a otros ante la muchedumbre, y mirar hosco al que les cierra el paso, y derretirlo con el fuego de los ojos, y echarlo atrás a uñadas y mordeduras, y ponerse delante, a donde todo el mundo lo vea, como la odalisca que llegó por fin a atraer las miradas del sultán: el oficio de los libertadores no es alquilar elocuencias, pagar plumas, adular a satélites, acaudillar bandos, asalariar hipócritas, encubrir espías, costear vicios, pensionar desvergüenzas...»

Los “Raulistas”, a los que me refiero, no sólo denuncian atropellos de la tiranía cubana, sino que enfocan parte de su artillería dialéctica contra el llamado exilio histórico. El exilio histórico es la prueba viviente de que la represión empezó desde el 59, y no cuando el desplome del campo socialista acabó con privilegios de buena parte de la clase dirigente, empeorando aún más la condición de los ciudadanos cubanos. De esa clase dirigente, a la que se le dificultó el negocio del patriotismo revolucionario, han surgido los “Raulistas”. Atacar al régimen cubano, tras décadas de ellos mismos estar formando parte de la represión, los convierte en desertores de la tiranía pero no los inmuniza del recuerdo de sus propias víctimas. Y es, a éstas víctimas que ellos atacan, a lo que llaman: el exilio “visceral”.

9 Comments:

Anonymous Dulcetl said...

Don Wenceslao Cruz, en otra ocasión , si usted lo permite , comentaré algunas de sus matizaciones o/y opiniones manifestadas en este artículo. Por ahora sólo quería decirle que en absoluto el sistema educativo español está "resentido" por el desatre naval del '98, muy al contrario . En los libros de texto se menciona que desde el punto de vista político España fue una mala estratega, pero que esto sirvió, no obstante, para hacer florecer tendencias literarias que han dado grandes nombres y obras a nuestra historia literaria. No culpen a los españoles de la situación cubana, a propósito, muchos de los canarios emigrados a Cuba eran enviados directamente a la recolección de la caña de azúcar, y se les pOnía infinidad de trabas para conseguir la nacionalidad cubana..., los cubanos que llegan hoy a nuestras islas (Las Canarias) no son enviadas directamente a la recolección de tomates...precisamente. Le aconsejo leer cualquiera de los libros que las Bibliotecas de los distintos Cabildos posee sobre la migración. (A colación del trato que según usted reciben los cubanos en los establecimeintos Meliá)
A propósito de la cita que tiene su glog..., Martí es válido para todo, para un roto y un descosido..., cada cual lo utiliza y cita cuando le conviene, sepa que eso es un atentado a su testimonio literario, descontextualizar una obra literaria con el ánimo de ganar adeptos por el uso de una imagen que es símbolo de la revolución cubana... y que creo quieren que sea símbolo también de la liberación de la Dictadura castrista. ¿no hay cierta contradicción en todo ello? Otra contradicción que subyace en su artículo es la que emerge desde el momento en que usted (estando en contra del Raulismo) identifica a los exiliados europeos con raulistas y a los exiliados de Miami como "Exaltados"...¿ no es acaso usted un exiliado europeo? ES incomprensible que no identificándose con los raulistas (europeos), estando en contra de una empresa muy importante y de capital básicamente español (Meliá) , que piense que el sistema educativo español adolece de "cientificismo" por no haber superado aún la crisis del 98 ... viva usted en Madrid. Quizá sea que como muchos exiliados, sin ningún otro calificativo, sólo desean vivir dignamente y eso mismo lo desea para su gente..., pero desde la tranquilidad que da el poder expresarse con libertad,aunque sea a muchísimos kilómetros de distancia..., ¿qué más da que sea Miami, Madrid o Bergen? lo que importa son los hechos, la acción y no las palabras. ¡Qué valor los que se han quedado y se enfrentan al régimen! Millones de exiliados cubanos por el mundo viven manifestando su oposición a la Dictadura..., todos unidos ALLÍ podían sanar la situación...desde lejos, con sólo palabras..., veo muy difícil que puedan hacer nada.

1:39 a. m.  
Blogger Wen said...

Estimado “Dulcetl”

No digo que el sistema educativo esté “resentido”, sólo le diré que ni tan siquiera se reconoce que existió la guerra hispano-cubano-norteamericana en los libros de textos españoles, sino la hispano-norteamericana. El resentimiento es poco, es manipulación histórica que alimenta el anti norteamericanismo.

Los españoles no tienen culpa de la desgracia cubana, los españoles han sido víctimas junto a los cubanos de ese régimen, los españoles no son Melía ni grandes empresas con un historial ético reprochable de sostén a la dictadura. Los españoles son esos que llamamos gallegos, nuestros ancestros, esos que fueron expropiados y por los que ningún gobierno español ha intercedido, han sido ayudados y mejor acogidos por los Estados Unidos que por la “madre patria”.

El que Martí sea utilizado por la dictadura no desacredita su obra en lo absoluto, como tampoco desacreditan la obra de Jesús las denominadas sectas destructivas.

Lo demás, de que viva en Madrid, etc., entra en un tema estrictamente personal que no tengo porque aclararle. Y parece que desconoce Ud. lo poco que se puede hacer desde dentro de Cuba debido a la fuerte represión allí imperante. Olvida Ud. los miles de muertos que ha dejado ese régimen tras de sí.

Los que según Ud. “desde la tranquilidad” escribimos, lo que hacemos es denunciar al régimen, denunciar sus atrocidades, y por supuesto apoyar a esos que no tienen voz desde dentro.

Un Saludo y gracias por su comentario.

5:04 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Wenceslao, debo agradecerte el enfoque de dos aspectos hasta ahora no tratados, y que han sido constantes en mi pensamiento por algun tiempo. El primero, que estoy de acuerdo en que la frustracion y sentido de inferioridad de la generacion del 98, continua, Esto ha permeado las relaciones espanolas con Cuba, y debemos investigarlo mas a fondo, Y la cosa iria de ambas partes, porque teniendo los hermanos Castro un padre gallego, voluntario en el ejercito espanol, da que pensar a un psiquiatra como yo, que siempre ha existido una dinamica de odio latente hacia el pueblo cubano. Que si no, justificaria el contubernio de explotacion al cubano entre los Castro y la empresa Melia, entre otras cosas imposible de mencionar en aras de la sintesis.
Segundo, veo con pena la inclinacion natural de clasificarnos en subgrupos de exiliados. Si bien no guardo resentimientos hacia ninguno que hasta ayer fue victimario y hoy se considera victima,y emigro, duele que al "exilio historico" nos consideren dinosaurios, mafiosos y en fin, fuera del juego.
Vivo comodamente, alejado de toda actividad politica, y bien pudiera vivir en estas tierras de Connecticut hasta mi muerte, sin siquiera pensar que una vez existio Cuba. Pero el dolor del desarraigo no me abandona. Me conformaria con volver a Cuba y ser oido por las nuevas generaciones. No quiero recuperar "mi casa", no quiero enjuiciar a mis verdugos (que posiblemente viven fuera de Cuba tambien). Quiero que mi dolor tenga y encuentre validez, alli donde lo produjeron. Solo ocurriria en Democracia.
Creo que los Raulistas jamas nos oirian a mi y a miles como yo.
Gracias por tan acertado articulo. Ya de antes te tenia en mis favoritos. Embullate a escribir mas de la misma sustancia y a menudo, a muchos nos das aliento.
jose antonio

5:15 a. m.  
Blogger Jose Antonio said...

Wenceslao, gracias por el articulo, que ha tocado dos aspectos que rondan mi pensamiento desde hace tiempo. El uno, que aunque no creo la guerra Hispano Cubana Americana (asi, porque ellos aun insisten que Cuba no estaba en armas, !que alevosia!, seria decir como que Valeriano Weiler no existio, reconcentrando a los mambises, antes que aparecieran los gringos)sea ensenada en las escuelas espanolas, como tampoco el Franquismo (ahora mas que nunca debemos recordarselo, por supuesto no al pueblo,sino al Gobierno Espanol) creo, que esta guerra influye en la dinamica actual en el tratamiento que se dan las dos partes. No olvidemos que el padre de los Castro fue un gallego en el tercio de voluntarios, que no peleo contra los "americanos", pero si contra los mambises. Que aunque pertenecio al bando de perdedores, se convirtio en terrateniente (incomprensible), y como psiquiatra, siempre me pregunto que ha tenido que ver esta dinamica, con el odio sentido por los Castro hacia su pueblo. La misma pregunta me hago sobre cuanto de frustracion decimononica existe en el gobierno espanol y si esta o no combinado con intereses economicos (Melia y trescientas mas, y ya hay mucho de pueblo en esto, ademas de gobierno)que utilizan trabajo esclavo, a la usanza del viejo Castro. Sobre esto tenemos mucho que insistir y hablar, polemizar, que algo quedara para los tiempos de democracia. Sorprende que un Estado que se dice de
Derecho, no tenga los mismos valores extraterritorialmente.(excepto en los alardes de Garzon para Pinochet) Fue lo mismo con los negreros, ellos, por supuesto no fueron culpables de la esclavitud, "fueron las circunstancias economicas".
Tu otro topico me lleva a la pena que siento cuando veo como las oleadas del exilio nos dividimos en subgrupos. Yo perdono a mi victimario, que hoy es victima y vive en Madrid, Miami o en Timbuctu. Si fue una rata que abandono el barco al hundirse, es una rata cubana, y pienso que se dio cuenta muy tarde que el timonel es un loco. Quizas seamos el unico caso en la Historia que quien se va es el pueblo y no el gobierno.
Los Raulistas no estan tan desacertados en cuanto que en ninguna parte nos oyen y en ninguna parte nos quieren. Los unos para turismo sexual (400,000 en 2,005) y trabajo esclavo. Los otros para evitar otro exodo masivo y por tener las manos llenas en el Oriente Medio. Geopoliticamente somos eso, un grandioso esperpento.
Como uno del exilio historico, recuerdo de paseo en Madrid en 1976, charlando con dos Republicanos en un bar de la Moncloa, verlos casi llorar, al sentir el desencuentro al regreso a "su pais". Lo que les dolia, ahora lo conozco muy bien, no fueron las expropiaciones, ni lo azaroso de sus vidas, sino la falta de validez a su dolor de emigrante...gracias de nuevo (te tengo en mis "favoritos")..Jose Antonio

6:25 a. m.  
Blogger PPAC said...

Soy Pedro Pablo,historiador y demógrafo por afición, hijo de canario, ciudadano cubano y ciudadano español, menos de año y medio en el exilio con hechos facilmente verificables dentro de la Oposición interna cubana.

Deseo señalar lo siguiente:

1) Cualquier tipo de esquema en las sociedades humanas producen múltiples errores.Quizás Wenceslao haya caido en ese error al ser muy tajante en su clasificación.

2)No se nada sobre el Sistema Educativo español pero con los españoles que he hablado, profesionales y no profesionales, su desconocimiento sobre ¨ La Guerra de Cuba ¨es muy grande y parcializado donde se siente todavía un cierto resquemor hacia los norteamericanos que quizás tenga su origen en la ascendencia anglosajona de los norteamericanos y la rivalidad con Inglaterra durante siglos y el tratar de justificar una pérdida a un factor externo que la haga menos humillante.

3) He estudiado las migraciones españolas hacia Cuba y presentado mi trabajos científicos de esa índole en eventos científicos de todo tipo incluyendo Talleres Internacionales de Antropología y no encontré en las fuentes consultadas ese envio directo a los cortes de caña de azúcar. Por otra parte mi padre, tíos, tías y mi abuela canarios nunca me hablaron de esa situación. Si eso lo han leido en los libros del cubano Guanche, no le hagan mucho caso a los detalles que a él le gusta novelar en sus investigaciones. Yo soy más partidario del paradigma neopositivista que el paradigma social en las investigaciones científicas. Para ¨novelar¨escribo ficción.

4) No es comparable la manipulación sistemática y perversa que hace de la obra martiana la tiranía mandada por los Castros para darle algún barniz martiano a su régimen, después que su obra fue desechada durante décadas y sustituidos por Marx, Engels y Lenin, y la exposición y utilización, sin ningún tipo de ¨poda¨ (como sí la hacen los castristas) de su pensamiento para reafirmar la validez de un determinado punto de vista.

5) En Cuba es necesaria la palabra y la acción contra el régimen pero también ellas son muy importantes en el exterior y más cuando hay en el Exterior de la Isla un grado de desinformación tal sobre el problema cubano que si aquello no fuera una tragedia, era para reirse.La TV española, me refiero a varios canales o emisoras, no ayuda a ganar claridad con respecto al tema cubano pues le dan un peso a la influencia norteamericana en ese tema, antes y después de 1959, muy sobredimensionado y que es compatible con la versión oficialista de la tiranía; un ejemplo: Solamente el 15 % de de la riqueza económica cubana estaba en manos de extranjeros, siendo la mayor parte de ellos norteamericanos por la vecindad envidiable de la Isla con el Mercado más grande del mundo, sin embargo dicen que Cuba era economicamente una Colonia de los Estados Unidos. Los Estados Unidos no ponían y quitaban gobernantes y hasta el primer presidente cubano expulsó al que sería en los días de hoy el Embajador norteamericano por hacer declaraciones favorables a los norteamericanos que querían que Isla de Pinos fuera anexada por los E.U.. Hay otros muchos ejemplos donde se ve que los Presidentes cubanos no eran títeres del gobierno de los Estados Unidos.Gerardo Machado y Fulgencio Batista fueron otros dos mandatarios cubanos que tuvieron serios roces con el gobierno norteamericano Lo que se ve en la TV española no ayuda en nada a aclarar esas verdades históricas.

6) José Martí dijo el 10 de octubre de 1888 en el Masonic Temple de New York que en el exilio estaban las reservas de la Patria y algo muy importante, veamos:
¨...Heridos, en la agonía del destierro, tan cerca del hueso que nos parece que cuelga de un hilo la vida, ni nos quejamos, ni bajamos la cabeza, ni abrimos el puño, ni lo volvemos sobre nuestros hermanos que yerran, ni se lo sacaremos de debajo de la barba al enemigo hasta que deje nuestra tierra libre !Nosotros somos el freno del despotismo futuro, y el único contrario eficaz y verdadero del despotismo presente!. Lo que a otros se concede, nosotros somos los que lo conseguimos. Nosotros somos espuela, látigo, realidad, vigia, consuelo. Nosotros unimos lo que otros dividen. Nosotros no morimos. !Nosotros somos las reservas de la patria! ¨

y ahí está la clave: no volver el puño en contra de nuestros hermanos aunque se equivoquen en la lucha, y mucho menos, cuando para hacer eso se lo tenemos que sacar un instante de debajo de la barba a nuestro verdadero enemigo.

En un régimen como era el de los capitanes generales en la Cuba del siglo XIX con sus atribuciones especiales, régimen que no tuvieron ninguno de los otros países que eran colonias de España en Iberoamérica, y un régimen de dictadura totalitaria como el castrista, el Exilio aporta a la Voz y a la Acción lo que la mayoría de los oprimidos de la Isla no se atreven a manifestar. Hay silencios más elocuentes que las palabras y los que han vivido en dictaduras saben lo que digo.

Saludos
Pedro Pablo

7:28 a. m.  
Anonymous Luis Alejandro Baralt said...

Wenceslao, has dado en el clavo con tu artículo sobre los 'raulistas'. Tenemos que estar muy alerta contra el peligro de que la transición se convierta en el botín de los sucesionistas. Sabemos que hay fuerzas poderosas que se inclinan por una sucesión disfrazada de transición o renovación, unos por cobardía moral, otros por oportunismo
comercial, otros simplemente por candidez e ignorancia.

Ahí está todo el campo de los pacifistas dogmáticos de toda la historia. Éstos fueron los que casi entregaron el mundo a dictadores como Hitler y Stalin. Yo, aunque me refiero a ellos como "pacifistas", los considero verdaderos culpables del genocidio de millones de personas, y en el caso de Cuba por lo menos de cientos de miles. Creo en los amantes de la paz, pero no en los pacifistas.

Como Ronald Reagan y otros, estoy convencido que para mantener y promover la paz lo mejor es estar preparados para la guerra. Te felicito por tu artículo.

Saludos,
Luis

6:24 p. m.  
Anonymous Martha Colmenares said...

Mi amigo Wen, me ha parecido muy interesante este enfoque. Creo que es materia de análisis y reflexión de quienes obligatoriamente han tenido que ir al exilio, las razones de un brutal sistema a su vez te permiten desde otro lugar seguir en búsqueda por recuperar la democracia. Ahora bien, en cuanto a Cuba, me es lastimoso decirlo, por lo fatalista de mi convencimiento, es que a la isla le quedan muchos años de dolor y sacrificio. ¿La razón? Teniendo la poderosa alianza del régimen de Chávez lo hará muy difícil, más las alianzas y entregas al fundamentalismo-Ahmadinejad. El mandatario venezolano, es un heredero nato de Castro, que dejará sin compás cualquier posibilidad de libertades, eso, por lo menos en el corto plazo. Mis saludos de una venezolana desde Caracas, asidua visitante a tu blog y lectora de tus estupendos escritos. Un abrazo, Martha Colmenares

1:00 a. m.  
Blogger Olivia Ocampo said...

Wenceslao: Felicitaciones por estos artículos que haces.
Dulcetl: Me siento obligada a aclarar algunos puntos de su comentario. José Martí no pertenece ni al actual gobierno cubano ni a ninguna fracción en particular. Tampoco creo que sea símbolo de lo que algunos todavía llaman revolución cubana, en todo caso es un símbolo de la guerra de independencia de Cuba contra España. No sé como es el sistema educativo en España, pero si he percibido tanto en contacto directo con ciudadanos españoles, como por lo que reflejan los medios de comunicación, que está bastante generalizado un sentimiento anti-norteamericano que los ciega ante el sufrimiento del pueblo cubano. Si uno intenta dar su punto de vista en contra del gobierno cubano vienen con la cantaleta de lo que hicieron y/o hacen los norteamericanos como si el tema fuera apoyar a Castro o a los norteamericanos, cuando el problema es apoyar a Castro o al pueblo cubano. Olivia Ocampo exiliada cubana en las Antillas Holandesas

3:11 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

De Oreste:
Desde mi punto de vista el mejor favor que le pueden hacer los españoles a Cuba es no meterse más en sus asuntos, porque definitivamente, salvo la autentica posición de Aznar, lo que ha predominado en la actitud de esa parte para con la Isla, ha dependido de dos motivaciones básicas, que nada tienen que ver con la solución digna de nuestro problema. La primera es mantener la presencia privilegiada de sus inversiones y la segunda desahogar la frustración histórica con los EEUU.

Desde no se sabe cuando los gobiernos de España están con el mismo cuento de dar tiempo y oportunidad para que Castro recapacite, opuestos casi siempre al resto de Europa, cuando esta ha abogado por una política más dura y exigente hacia la Isla. Parece que quienes solicitan la opción de más tiempo, creen que para los que están en las cárceles y en la Cuba hambreada y maltratada, el tiempo tiene la misma dimensión que para ellos.

España quiere asumir el papel de mediador de América, en nuestro caso de Cuba, ante la Unión Europea; pero hubiera sido mejor haber prescindido de tales “servicios”, que en esencia han estado encaminados a anular la acción de Norte América y a prolongar el conveniente estatus de la Isla. Se le olvidó a mucha gente por allá que Castro se hizo el de la vista Gorda con la dictadura de Franco y que muchos cubanos se alistaron como voluntarios para defender la republica Española contra el despotismo. No queremos que España responda ahora a la misma altura, si no es su voluntad, pero al menos que no obstruya más la acción de los que sí quieren cooperar con la solución de la crisis.

Sé que esa no es la posición de todos los españoles. Quién le escribe salio de la cárcel por la mediación de un peninsular y se lo agradeceré eternamente, pero en la mayoría de los casos el patrón ha sido ese. En cuanto al artículo, creo que no es conveniente clasificar a los cubanos en raulistas, o extremistas. Mejor sería ponerlos en estos dos grupos: bien en el de los oportunistas, que lo que les interesa es medrar del estatus actual cubano, sea a favor de Castro o en su contra y el del grupo que está, como premisa, a favor de un cambio definitivo a la democracia. Recordemos para esto a los dos bandos de Martí, y bien saben quienes lo han leído que esta alusión no está fuera de contexto.

3:06 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home